La regresión a vidas pasadas no son peligrosas, son sanadoras

las vidas pasadas no son peligrosas

Escuchar la voz de otra persona que sirve de guía ayuda a mejorar la concentración y permite alcanzar un nivel de relajación más profunda. La regresión a vidas pasadas no son peligrosas porque nadie se ha quedado “atrapado” en ese estado. La persona puede abandonarlo siempre que lo desee. Además, nadie ha violado jamás sus principios morales y éticos. Nadie puede controlar a la persona, que es quien lleva las riendas en todo momento.

La mente está siempre despierta y observa lo que sucede. Por eso alguien que está profundamente metido de lleno en una secuencia de recuerdos de la infancia o de una vida anterior puede responder a las preguntas del terapeuta, hablar el idioma de su existencia actual, conocer los lugares geográficos que ve e incluso saber que está en un año determinado…

Su mente actual está despierta, observa y comenta. Siempre puede comparar los detalles y los hechos con los de su vida actual. Es el espectador y el crítico de la película y, por lo general, también el protagonista. Y todo ese tiempo puede permanecer en un estado relajado.

Este proceso de evocar los recuerdos de vidas pasadas sucede independientemente del credo religioso o nivel de creencia de la persona. Ojalá te hayamos aclarado esta duda, y si deseas sanar tu vida desde esta terapia, estaremos felices de ayudarte.